Estas en


Capriles pide recuento de votos y Maduro suma aval internacional sin EEUU


Jue, 18/04/2013 - 08:03

El opositor venezolano Henrique Capriles pidió formalmente el miércoles el recuento de votos de las elecciones presidenciales, que ganó por ajustado margen el oficialista Nicolás Maduro, cuyo reconocimiento internacional crece, aunque con la notable excepción de Estados Unidos.

Capriles pidió ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) la revisión del 100% de los sufragios, a pesar de que el máximo tribunal de justicia descartó un recuento manual de sufragios, argumentando que el sistema de votación en Venezuela es totalmente automatizado.

"Lo que el poder electoral decida en torno a la solicitud que haga la oposición venezolana, la apoyaremos totalmente y plenamente", expresó Maduro, quien ganó la elección con un 50,8% frente a 49% del opositor.

Tras recibir la petición de manos de miembros del comando de campaña de Capriles, la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, declaró a la prensa que se debe "respetar el derecho a la protesta y el derecho a disentir".

"Le explicamos la necesidad de una solución política a la crisis (...) y esperamos que lo más temprano posible, en el próximo anuncio del CNE tengamos una solución", afirmó el jefe del comando, Carlos Ocariz, quien dijo que se consignaron "pruebas" de irregularidades en la votación.

Más temprano, Luisa Estela Morales, presidenta del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) -órgano que la oposición considera parcializado a favor del gobierno- afirmó que Capriles pedía "un imposible", con lo que estaba "incitando a que se inicie una lucha de calles sin fin".

"La presidenta desconoce toda la realidad del proceso electoral y debe preocuparnos (...) El mundo está completamente de acuerdo en que se haga una auditoria porque esto fortalece la democracia", señaló Capriles en una entrevista con NTN24, retransmitida por el canal Globovisión.

Los temores en la oposición sobre inminentes represalias judiciales aumentaron tras los señalamientos del TSJ. El gobierno y la Fiscalía responsabilizan a Capriles de la muerte de ocho simpatizantes oficialistas en violentas protestas del lunes.

Este miércoles las protestas fueron pacífica. Caracas y otras ciudades del país otra noche de sonoros cacerolazos de los opositores y estallido de fuegos artificiales por los seguidores del gobierno, sin que hasta ahora se repitan los incidentes violentos.

Mientras Capriles insiste en el recuento de votos, los países de América Latina, salvo Paraguay, reconocieron la elección de Maduro. Este miércoles la Unión Europea dijo cautelosamente "tomar nota" de la elección, pero señaló que los recursos de la oposición deberían ser "debidamente" examinados.

Image

Pero Estados Unidos, principal comprador del petróleo venezolano con 900.000 b/d pagados en efectivo, se mantiene sin reconocer a Maduro. "Pensamos que debería haber un recuento", dijo el secretario de Estado norteamericano John Kerry a legisladores estadounidenses.

"No reconozcan nada, no nos importa su reconocimiento. Nosotros hemos decidido ser libres y vamos a ser libres e independientes, con ustedes o sin ustedes", reaccionó Maduro.

España reconoció la proclamación, después de un incidente diplomático entre ambos países tras la ajustada victoria, y estará representada por el presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada, en la investidura el viernes.

Varios países pidieron un diálogo. Perú anunció una reunión de emergencia el jueves de los presidentes de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur) para analizar la situación venezolana.

Capriles ha dicho estar dispuesto a dialogar con el gobierno, mientras que Maduro, que lo acusa de buscar un "golpe de Estado", reiteró que "no hay pacto" con la "burguesía".

El gobierno prepara ya los actos de investidura, a los que asistirán delegaciones de 15 países, incluidos los presidentes de Brasil, Argentina, Bolivia, Brasil y Uruguay.

"Vengan a Caracas. Llamo a este pueblo que se ponga su banda tricolor y se juramente conmigo", pidió Maduro, al convocar a una movilización para el viernes, que estará acompañada de un desfile "cívico-militar".

Maduro, un exchofer de bus y ex sindicalista de 50 años, dice contar con un total respaldo de las Fuerzas Armadas, aunque el martes reveló que fue detenido un "pequeño grupo de militares" contactados por la oposición.

Ungido por Hugo Chávez para liderar la revolución socialista tres meses antes de morir, Maduro anunció durante una reunión con los 20 gobernadores chavistas -los otros tres son opositores, incluido Capriles-, anunció que el sábado definirá un plan para su "gobierno en la calle".

"Vamos a construir un gobierno socialista, popular y de calle", expresó el mandatario electo, quien ha prometido acabar con la inseguridad y dinamizar la economía.

La tensión bajó este miércoles. En la noche del martes, Capriles llamó a sus seguidores a que se abstengan de manifestaciones callejeras, para evitar enfrentamientos, luego de que Maduro aseguró que no permitiría marchas opositoras en la capital y llamó a sus seguidores a las calles.

Vestidos de rojo, color emblemático de los chavistas, unos 250 simpatizantes de Maduro se manifestaron contra Capriles en Los Teques, capital del estado que gobierna, sin mayores incidentes. Otros grupos de chavistas realizaron mitines en diversas ciudades y participaron en un concierto en una plaza del centro de Caracas.

Image

AFP


Comentarios



Por si no lo viste